Handout 15

CONVERSACIONES ACERCA DE DIOS

11 de mayo de 1984. Iglesia de la Universidad de Loma Linda.

Número quince: “Hablando con Dios como con un amigo”, otra mirada al significado y propósito de la oración, desde el amplio escenario del gran conflicto acerca del carácter de Dios y su gobierno.

Si como Jesús dijo, nuestro Padre celestial conoce nuestras necesidades antes de que le pidamos, ¿cuál es el objetivo entonces de apartar tiempo para orar? Asumiendo, claro está, que el objetivo primario de la oración es depositar nuestras solicitudes ante Dios. Pero algunos prefieren entender la oración como mantener una conversación con Dios tal como se hace con un amigo. Recuerden como Abraham y Moisés conversaban con Dios, y Dios los llamó sus amigos. Recuerden cuán atrevida pero reverentemente Job contendía con Dios, ante el pánico de los amigos de Job, honrando a Dios con su confianza. Verdaderamente la forma en la que oramos revela el tipo de persona que creemos que nuestro buen Dios es.

Si el Padre apareciera, visiblemente, en nuestro medio, ¿cómo nos dirigiríamos a él? ¿Qué lenguaje usaríamos? ¿Estaríamos demasiado asustados como para hablar? ¿Nos sentiríamos compelidos a mencionar solo los temas más elevados, o nos sentiríamos en libertad de, cándidamente, hablar de lo que Él sabe que llevamos en el corazón? ¿Sería más fácil discutir esos temas con el Hijo? ¿Qué sería  lo más apropiado: hablar o escuchar? ¿Cómo escucha uno la voz de Dios? Y al cierre de tan especial reunión, ¿sentiríamos que tenemos que cerrar con “unas palabras de oración”? ¿O sería correcto pensar que al hablar con Dios como a un amigo hemos estado orando todo el tiempo?

Un día, cuando le veamos cara a cara, ¿seré ese el fin de la oración? ¿Será la oración otra de las medidas de emergencia de Dios para mantener abiertas las vías de comunicación con sus hijos hasta el momento en que ya no sea necesario hablar otra vez? ¿Qué queremos decir cuando cantamos: “Entonces me despediré feliz de tí dulce oración”?

Textos bíblicos incluidos:

Mateo 6:9-15.  “Cuando ustedes oren, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar…para que la gente los vea…Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre en secreto…Y al orar no repitan ustedes palabras inútiles, como hacen los paganos, que se imaginan que cuanto más hablen más caso les hará Dios…su Padre ya sabe lo que ustedes necesitan, antes que se lo pidan…Ustedes deben orar así: Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra, así como se hace en el cielo. Danos hoy el pan que necesitamos.  Perdónanos el mal que hemos hecho, así como nosotros hemos perdonado a los que nos han hecho mal. No nos expongas a la tentación, sino líbranos del maligno” (Dios Habla Hoy).

Mateo 14:23. “Subió a la montaña para orar a solas” (La Biblia al Día).

Lucas 6:12. “Pasó la noche orando a Dios” (Reina Valera 1960).

Juan 15:15.  “Los he llamado amigos” (Nueva Versión Internacional).

Juan 14:7,9. “Si ustedes realmente me conocieran, conocerían también a mi Padre… El que me ha visto a mí,  ha visto al Padre” (Nueva Versión Internacional).

Juan 16:26. “No será necesario que yo ruegue al Padre por ustedes, ya que él mismo los ama” (Biblia, El Libro del Pueblo de Dios).

1Juan 4:18. “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor involucra castigo” (La Nueva Biblia de los Hispanos).

Job 29:2-4 y 30:20. “¡Cómo añoro los meses que se han ido, los días en que Dios me cuidaba! ¡Qué días aquellos…Dios bendecía mi casa con su íntima amistad!.. A ti clamo, oh Dios, pero no me respondes; me hago presente, pero tú apenas me miras” (La Biblia al Día).

Job 42:7.”A diferencia de mi siervo Job, lo que ustedes han dicho de mí no es verdad” (Nueva Versión Internacional).

1 Corintios 10:13. “Pueden ustedes confiar en Dios, que no los dejará sufrir pruebas más duras de lo que pueden soportar” (Dios Habla Hoy).

Romanos 8:28. “Sabemos que Dios obra en toda situación para el bien de los que le aman” (Palabra de Dios para Todos).

Génesis 18:23,25.  “Entonces se acercó al Señor y le dijo ¿De veras vas a exterminar al justo junto con el malvado?… ¡Jamás hagas tal cosa!  Tú,  que eres el Juez de toda la tierra,  ¿no harás justicia?” (Nueva Versión Internacional).

Santiago 2:23. “Abraham… fue llamado amigo de Dios” (Nueva Versión Internacional).

Números 14:11-13,16. «Entonces el Señor le dijo a Moisés…Voy a enviarles una plaga que los destruya, pero de ti haré un pueblo más grande y fuerte que ellos… pero Moisés le argumentó al Señor…Cuando los egipcios se enteren de lo ocurrido… las naciones que han oído hablar de tu fama dirán: “El Señor no fue capaz de llevar a este pueblo a la tierra que juró darles, ¡y acabó matándolos en el desierto!”» (La Biblia al Día).

Éxodo 33:11. “Y hablaba el Señor con Moisés cara a cara, como quien habla con un amigo…” (La Biblia al Día).

Hechos 10:13,14. “Y oyó una voz, que le dijo: «Levántate, Pedro; mata y come». Pedro contestó: No, Señor” (Dios Habla Hoy).

Salmos 77:7-10. “¿Acaso va a estar siempre enojado el Señor? ¿No volverá a tratarnos con bondad?  ¿Acaso su amor se ha terminado? ¿Se ha acabado su promesa para siempre? ¿Acaso se ha olvidado Dios de su bondad?…Lo que más me duele es pensar que el Altísimo ya no es el mismo con nosotros” (Dios Habla Hoy).

Salmos 139:19, 21-24. “Oh Dios, quítales la vida a los malvados y aleja de mi a los asesinos. Señor, ¿no odio acaso a los que te odian y desprecio a los que te desafían? ¡Los odio con toda mi alma! ¡Los considero mis enemigos! Oh Dios, examíname, reconoce mi corazón; ponme a prueba, reconoce mis pensamientos; mírame si voy por el camino del mal y guíame por el camino eterno” (Dios Habla Hoy).

Romanos 8:26. “De igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad. Porque no sabemos orar como es debido” (Dios Habla Hoy).

1 Tesalonicenses 5:17. “Nunca dejen de orar” (Palabra de Dios para Todos).

Copyright © 2010 - 2017 Speaking Well of God, Inc. All rights reserved. Terms of Use | Privacy Policy | Website by NewBlood