Handout 3

CONVERSACIONES ACERCA DE DIOS

29 de enero de 1984. Iglesia de la Universidad de Loma Linda

Número tres: “Todo lo que Dios pide es confianza”, otra mirada al significado y a la necesidad de la fe, en el amplio escenario del Gran Conflicto.

Hubo una ruptura en la confianza en el universo de Dios, al punto de que hubo guerra en el cielo, así como malentendidos continuos y desconfianza aquí en este planeta. No puede haber paz real ni duradera en la familia de Dios  hasta que la confianza mutua y la confiabilidad se restauren. No es de sorprender que todo lo que Dios pida sea confianza, incluso de pecadores dañados como nosotros. Porque si solamente confiáramos en Él lo suficiente como para escucharle, Él podría, prestamente sanar el daño que se hizo. Dios puede salvar y salvará a quienes confien en Él.

Textos bíblicos incluidos:

Hechos 16:30, 31. “Señores, ¿qué es menester que yo haga para ser salvo?” Y ellos le dijeron: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Reina Valera);  “Ten fe en el Señor Jesús…” (La Biblia Latinoamericana); “Estés confiado sobre el Señor Jesús…” (Interlineal griego-español Tischendorf)

Hebreos 11:1. “Es pues la fe la substancia de las cosas que se esperan, la demostración de las cosas que no se ven” (Reina Valera)

“Ahora la fe es la escritura de propiedad de las cosas que se esperan…” (Montgomery en inglés). “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera” (Nueva Versión Internacional).

“La fe es el fundamento de las cosas que se esperan” (Biblia de la Universidad de Navarra).

Hebreos 10:35-39. “No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón. Porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Porque aún un poquito, y el que ha de venir, vendrá y no tardará. Más el justo vivirá por fe; y si retrocediere no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma”  (Reina Valera).

Juan 17:3. “Y esta es la vida eterna, que te conozcan a ti el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien has enviado” (Reina Valera).

Éxodo 33:11 y 17. “El Señor le hablaba a Moisés cara a cara, como quien le habla a un amigo…  El Señor le dijo a Moisés: —Voy a hacer lo que me pides porque estoy contento contigo y te conozco por tu nombre” (Palabra de Dios para Todos).

Romanos 10:17. “Por esto, la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Cristo” (Reina Valera).

Salmos 51:6, 10, 16, 17. “Mas tú amas la verdad en lo íntimo del ser, y en lo secreto me enseñas la sabiduría… (Biblia de Jerusalén) Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí… Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría; no quieres holocausto. (Reina Valera 1960) El sacrificio que te agrada es un espíritu quebrantado; tú, oh Dios, no desprecias al corazón quebrantado y arrepentido” (Biblia al Día).

Oseas 6:6 y 7. “Lo que yo deseo de ti es fiel amor y no sacrificio. Quiero que ustedes me conozcan, no que me hagan ofrendas”. Pero Efraín y Judá rompieron el pacto como hizo Adán. Me traicionaron allí” (Palabra de Dios para Todos).

Juan 3:3. “Respondió Jesús y le dijo: —De cierto, de cierto te digo, a menos que uno nazca de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Reina Valera 1960).

Santiago 2:14,19, 21-23. “Amados hermanos, ¿de qué le sirve a uno decir que tiene fe si no lo demuestra con sus acciones? ¿Puede esa clase de fe salvar a alguien?…dices tener fe porque crees que hay un solo Dios. ¡Bien hecho! Aun los demonios lo creen y tiemblan aterrorizados…¿No recuerdas que nuestro antepasado Abraham fue declarado justo ante Dios por sus acciones cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar?… su fe y sus acciones actuaron en conjunto: sus acciones hicieron que su fe fuera completa. Y así se cumplió lo que dicen las Escrituras: «Abraham le creyó a Dios, y Dios lo consideró justo debido a su fe»; incluso lo llamaron «amigo de Dios»” (Nueva Traducción Viviente).

Hebreos 11:31, 32, 39. “Por fe, Rahab, la prostituta, no murió junto con los desobedientes, porque ella había recibido amistosamente a los espías de Israel. ¿Qué más voy a decir? Me faltaría tiempo para hablar de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, de Samuel y de los profetas… Estos hombres… fueron aprobados por la fe que tenían” (Dios Habla Hoy).

Lucas 23:42 y 43. “Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo… estarás conmigo en el paraíso” (Reina Valera).

Una manera de describir la fe:

Fe es una palabra que usamos para describir la relación con Dios como con una persona a la que conocemos muy bien. Mientras más le conocemos, mejor es la relación.

La palabra fe implica el tener una actitud hacia Dios, una actitud de amor, confianza y admiración profunda. Significa tener suficiente confianza en Dios, basados en la más que suficiente y adecuada evidencia proporcionada. Es estar dispuesto a creer en lo que Él dice, a aceptar lo que nos ofrece, a hacer lo que Él desea y sin reservas por el resto de la eternidad. Cualquiera que tenga una fe tal podrá ser salvado sin que se corran riesgos. Por eso es que la fe es el único requisito para entrar al cielo.

Fe también significa que, así como Abrahán y Moisés, conozcamos a Dios lo suficiente como para preguntarle reverentemente ¿por qué?.

Copyright © 2010 - 2017 Speaking Well of God, Inc. All rights reserved. Terms of Use | Privacy Policy | Website by NewBlood