Handout 11

CONVERSACIONES ACERCA DE DIOS

6 de abril de 1984. Iglesia de la Universidad de Loma Linda.

Número once: “Las medidas de emergencia de Dios”, otra mirada a las “tantas y variadas formas” en las que Dios ha obrado para mantener unida a su familia, mientras que demuestra la verdad. Todo visto desde el amplio escenario del gran conflicto acerca del carácter de Dios y su gobierno.

A un costo infinito, Dios ha buscado convencer al universo de que el suyo será por siempre un gobierno de paz y libertad basado en una confianza mutua bien fundamentada. Pero cuando Satanás hundió la familia en una crisis de rebelión y desconfianza, fueron necesarias medidas de emergencia para mantener una apariencia de orden y respeto hasta que el fundamento para la paz verdadera y la libertad pueda ser aclarado y confirmado. Dios tuvo aun que mandarle a sus hijos que dejaran de mentir, robar, hacer trampa y asesinarse entre sí. Con tal de obtener su atención tuvo que alzar su voz en el Sinaí, hacer llover fuego en el Monte Carmelo y en los días de Eliseo, enviar osas. El mismo Dios que nota cuando el pequeño gorrión cae, tuvo que establecer un sistema de sacrificios que pedía la muerte de miles de sus criaturas. Y Aquel que es el amor en persona, tuvo que establecer un sistema de mediación sacerdotal porque su pueblo o era irreverente, o tenía miedo de ser su amigo. Incluso envió a su Hijo para que fuera el mediador, cuando en realidad no es necesario que nadie intervenga entre nosotros y nuestro misericordioso Dios. Además, Aquel que vino es Dios, y nadie tuvo que intervenir entre Él y Judas, cuando de rodillas el Creador lavaba los sucios pies del traidor.

Y cuánto ha buscado Satanás pervertir las medidas de emergencia de Dios, y hacerlas parecer como prueba de la veracidad de sus acusaciones ¡de que Dios es arbitrario, vengativo, no perdonador y severo! Probablemente el éxito más grande de Satanás ha sido llevar a los hijos de Dios a creer que si no fuera por la constante intercesión de su Hijo, el Padre en sí mismo no tendría motivos para perdonar ni sanar.

¡Gracias a Dios por las medidas de emergencia! Pero debemos comprender que eso es todo lo que son.

Textos bíblicos incluidos:

Gálatas 3:19. “Entonces, ¿para qué fue dada la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones” (La Biblia de las Américas).

Gálatas 3:24, 25. “Así que la Ley nos sirvió de guía para llevarnos a Cristo, a fin de que fuéramos justificados por la fe. Y ahora que ha llegado la fe, no necesitamos más de un guía” (La Biblia, El Libro del Pueblo de Dios).

“Así que la ley vino a ser nuestro guía encargado de conducirnos a Cristo para que fuéramos justificados por la fe. Pero ahora que ha llegado la fe,  ya no estamos sujetos al guía” (Nueva Versión Internacional).

Romanos 3:31. “Luego nosotros, dirá alguno, ¿destruimos la ley de Moisés por la fe en Jesucristo? No hay tal, antes bien confirmamos la ley” (Torres Amat).

1 Timoteo 1:8, 9. “Sabemos que la ley es buena, si se aplica como es debido. Tengamos en cuenta que la ley no se ha instituido para los justos sino para los desobedientes y rebeldes,  para los impíos y pecadores” (NVI).

Hebreos 10:3,4. “Sino que por medio de los sacrificios hacían memoria de sus pecados año tras año. Porque la sangre de los toros y de los cabritos no puede limpiar los pecados” (Peshita en español).

Jeremías 7:22,23. “Porque el día en que los saqué de la tierra de Egipto, no hablé con vuestros padres ni les mandé acerca de holocaustos y sacrificios. Más bien, les mandé esto diciendo: «Escuchad mi voz; y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo»” (Reina Valera 1989).

Jeremías 3:16. “En aquellos días… no se hablará ya del Arca del Testamento del Señor; ni se pensará en ella, ni habrá de ella memoria, ni será visitada, ni se hará ya nada de esto” (Torres Amat).

Jeremías 31:33,34 “Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios,  y ellos me serán por pueblo, y no enseñará más ninguno a su prójimo,  ni ninguno a su hermano,  diciendo: Conoce a Jehová;  porque todos me conocerán”  (Reina Valera 1960).

Oseas 6:6. “Lo que yo deseo de ti es fiel amor y no sacrificio. Quiero que ustedes me conozcan, no que me hagan ofrendas” (La Palabra de Dios para Todos).

“Porque yo quiero amor, no sacrificio, conocimiento de Dios, más que holocaustos” (Biblia de Jerusalén 1976).

Éxodo 20:19,20. “Así que le suplicaron a Moisés: –Háblanos tú, y te escucharemos. Si Dios nos habla, seguramente moriremos. –No tengáis miedo, les respondió Moisés” (La Biblia al Día).

Deuteronomio 5:24,25,27.  “Hoy hemos visto que Dios puede hablarle a una persona y que esta puede seguir viviendo.  Pero, ¿para qué seguir arriesgando nuestra vida? Seguramente este gran fuego nos destruirá. Si escuchamos nuevamente la voz del Señor nuestro Dios, moriremos… Tú, Moisés, te acercarás y escucharás todo lo que el Señor nuestro Dios diga, luego nos lo dirás y nosotros te escucharemos y haremos lo que diga el Señor nuestro Dios” (La Palabra de Dios para Todos).

Números 12:6-8. “Si uno de vosotros profetizara, yo me revelaría a él en visión y le hablaría en sueños. No así a mi siervo Moisés, que es en toda mi casa el hombre de confianza. Cara a cara hablo con él, y a las claras” (Nácar-Colunga).

Éxodo 33:11. “Y hablaba el Señor con Moisés cara a cara, como quien habla con un amigo” (La Biblia al Día).

Juan 15:15. “Ya no os llamo más siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor. Pero os he llamado amigos, porque os he dado a conocer todas las cosas que oí de mi Padre” (Reina Valera 1989).

Juan 16:25,26. “Les he hablado esto usando palabras que esconden el significado, pero llegará el momento en que ya no les hablaré así. Les hablaré claramente sobre el Padre. Ese día ustedes le pedirán al Padre en mi nombre. No les estoy diciendo que yo tenga que pedirle al Padre por ustedes,  porque el Padre mismo los ama” (La Palabra de Dios para Todos).

Juan 14:9. “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Reina Valera 1960).

Juan 20:28. “Respondió Tomás, y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!” (Torres Amat).

Copyright © 2010 - 2017 Speaking Well of God, Inc. All rights reserved. Terms of Use | Privacy Policy | Website by NewBlood